top157

Guillermo Matta Goyenechea Nació en Copiapó en 1829, hermano menor del ilustre ciudadano don Manuel Antonio Matta.

Fue insigne poeta, posiblemente el más notable de su época, eminente diplomático, servidor público y destacado político, uno de los fundadores del Partido Radical en Chile.

El hombre y el Político

Sus comienzos literarios fueron modestos. Sus primeras poesías aspiraron a la gloría y la ligereza. Más tarde cambió de orientación y cantó las grandes aspiraciones de la humanidad, especialmente a la libertad y el progreso. Fue el más fecundo de los poetas de su generación y el único que puso verdadero empeño en escalar las altas cumbres del Parnaso. No lo logró en los primeros ensayos, ni en los cantos políticos - sociales de la segunda etapa, pero en algunas de sus poesías del período de transición, el sensualismo le levanta hasta la altura de los pocos maestros españoles del género, y sólo es excedido, medio siglo más tarde, por la poetiza uruguaya Juana Ibarborou.

En 1847 da a conocer numerosas obras poéticas y traducciones de vates extranjeros de reconocida reputación, entre ellas la Oda del poeta y novelista italiano Alejandro Manzoni, obra que suscitó una animada polémica. En 1852 escribe dos obras Un cuento endemoniado y La mujer misteriosa. Posteriormente escribe el poema El Amor que le valió una seria controversia científica y la más clara revelación de su naciente literatura humana y universal.

A comienzos de este siglo, Amunategui Solar seguía calificándolo de El Primero de los Poetas de nuestro País, y Torres Caicedo creía ver en él al Byron chileno.

Regresa a Chile en 1862 e ingresa a la redacción del diario La Voz de Chile.

Varias veces es elegido Diputado y en repetidas ocasiones ocupó el cargo de Presidente de la Cámara.

Fue Ministro de Plenipontecario en Alemania y luego en Italia.

Sirvió la política de José M. Balmaceda durante el comienzo de su administración, pero luego renunció a ella y se plegó a la causa del Congreso. Después de la victoria la Placilla sirvió como Intendente de Concepción.

Ministro de Relaciones en Argentina. Fallece en Santiago el 27 de enero de 1899.

El Bombero

El 8 de diciembre de 1863 acudió, como periodista, al incendio que destruyó el Templo de la Compañía. Con su diestra pluma, pintó el pavoroso cuadro que representaba el templo incendiándose, como el horror que causaba observar, inmediatamente después del sacrificio, las cuatro paredes que quedaron y dentro de ellas un hacinamiento de cadáveres y fuera de ellas un mar de lágrimas.

El infierno que se grabó en su retina, le hizo concurrir, presto, al llamado de hizo don José Luis Claro para organizar el Cuerpo de Bomberos Voluntarios.

Ingresa, junto a su hermano Manuel Antonio, a la Compañía Guardia de Propiedad. Como fundador de ésta, figura en sus registros con el Nº 2 y con el Nº 180 en los Registros del Cuerpo de Bomberos de Santiago.

Sirvió como oficial durante un año y tres días.

Por no tener el tiempo necesario para dedicarse a la Compañía como él lo deseaba, presenta su renuncia en Julio de 1865.

Posteriormente ingresa a la Segunda Compañía de Bombas donde sirve varios cargos.

En 1868, siendo Capitán de esa Compañía, integra una comisión junto al Teniente Primero don Tulio Ovalle y el Teniente Segundo don Enrique Mac-Iver y al Director Vicente Reyes, que la presidió. Esta comisión se formó para adquirir la primera bomba a vapor que tuvo la Segunda Compañía, la famosa y querida Merryweather.